¡Bienvenido diciembre! por Psi. Isaura Díaz

      Nieve - GIFMANIA¡Bienvenidas de nuevo al blog!Nieve - GIFMANIA

Nieve - GIFMANIA

Ya llegó diciembre y de verdad parece que una vez que llega, además de que se acaba el año y que a uno le entra un espíritu de amor y tolerancia hasta por el más molesto personaje de su historia, las ganas de vestirte con unas botas y una buena bufanda se apoderan de ti.

A mí la verdad no me gusta mucho el frío, pero los atuendos son maravillosos. Una cena de navidad es toda una gala de abrigos, suéteres, botas y hasta pieles.

Pero justamente por estas galas y posadas es que nos encanta ir de compras y gastar, gastar y gastar mucho más y más y más, tooodoo!! Todo lo que pueda llegar a nuestras manos, se nos va, y es algo terrible porque en enero empezamos con un estrés terrible por haber gastado tanto. Pero este estrés puede ser evitado.

 

Nieve - GIFMANIA

1.- Sólo necesitas saber decir que “no”. Ya se! Ya se!! Si la gente supiera decir no, no tendríamos tantas cosas innecesarias. Decirte a ti misma “no”, es lo primordial y nos dará más tiempo para valorar si en verdad necesitamos ese producto o no: ¿Realmente necesito otras botas negras?, si ya tengo las de tacón, las de piel y los botines. NO. Como cualquier habilidad, la práctica y la voluntad traen la perfección. Esta práctica de decir “no” es una pieza clave si queremos “cerrar el grifo” del gasto.

Nieve - GIFMANIA

2.- No te sientas comprometida. Típico que quieres regalarle algo desde a tu jefe hasta al perrito callejero de la esquina. Tranquila!! La gente no va a dejarte de querer si no les das un regalo costoso, tampoco van a hablar de ti y si lo hacen, bueno pues una persona menos en tu lista de amistades. La verdad es que siempre un buen detalle vale más que miles de pesos gastados en un regalo poco personal. Puedes realizar tarjetas con un buen mensaje navideño, bajar algún libro on-line de algún tema del agrado de la persona a quien quieres hacer un obsequio, o enviar e-mails personalizados.

 

Nieve - GIFMANIA

La cosa está en que en esta época se escucha en todo momento la hermosa frase: “Es tiempo de dar” y la verdad uno se va como gorda en tobogán creyendo que dar es comprar cositas para los demás. Porque comprar es maravilloso y de cierta forma llena algunos vacíos que tenemos por ahí, mismos que tienen que ser llenados por otro tipo de actividades. En realidad “tiempo de dar” se  refiere a darse tiempo. Tiempo de renovarse, de amar a los demás y poner en alto el amor y la paz. Tiempo de reflexionar y bueno tiempo originalmente es el tiempo para la Fe y para Dios.

 

 

Nieve - GIFMANIA

Aprovecha esta época para ello. Para darte un respiro de todo lo vanal que a veces podemos vivir en el día a día y adéntrate en lo más profundo de tu ser. Parecería muy egoísta, darte tiempo a ti, pero es el mejor regalo que puedes darte a ti y a los tuyos. ¿Por qué? Porque cuando tú estás bien, se refleja en tus actitudes y los que te rodean.

No te preocupes por las compras, hay que recordar justo en esta época qué es lo que le gusta a tu alma y saber separarla de lo que le gusta a tu ego. Te pondré un ejemplo: a mi alma le gusta la playa (sol, arena, palmeras, agua salada y brisa de mar); a mi ego le encanta la playa igual pero en el resort más caro de la Riviera Maya, donde la playa sigue siendo playa.

Nieve - GIFMANIA

Las cosas que nuestra alma valora más, son aquellas que no tienen precio.

De esta forma en enero no estarás sufriendo por haberte acabado el aguinaldo y tus bonos y sintiéndote culpable por todos esos gastos que sabes que te pudiste haber ahorrado.

¡¡Feliz Navidad!!

 

¡HASTA LA PRÓXIMA!

http://picasion.com/

Psicologa. Isaura Díaz
SI QUIERES MÁS INFORMACIÓN O TE INTERESA
ALGÚN TEMA:

contacto@berenjena.com.mx

Leave a comment